CUENTO DE NOVIEMBRE: PESADILLA

Me llamo Carol y estoy aquí para contaros unos de mis peores dias. Soy buena estudiante y tengo una enorme motivación a la hora de ponerme a trabajar. Como comprenderás, no he tenido muchos dias malos y a lo mejor el mio te parece una chorrada. Pero supongo que así es la vida, con dias de sol y algunos de lluvia. A veces, es mejor saltar en los charcos que quedarte en casa apegado al sofá lamentando el mal día. Pero de eso no voy a hablar hoy. Todo empezó el Martes cuando me levanté con una calma desconocida en mi. Normalmente me levanto alterada pensando en los siguientes exámanes, pero ese día no. Ese día noté que iba a ser de alguna forma distinto. Me reuní camino a la parada de autobús con mi amiga María. Vamos juntas a clase pero puede llegar a ser un tanto pesada al hacerme cosas que no me gusten, pero en el fondo es una buena tia. Ayer me hizo pasar por un mal trago del cual no voy a hablar por distintos motivos, imagínate lo mal que lo pasé para llegar al extremo de pegarle un puñetazo.

Esa tarde nos tocaba hacer un proyecto y el grupo no es que me entusiasmara a decir verdad. Eran todo amigas de Maria un tanto controladoras. Pero el colegio siempre va primero así que quedamos para terminar el trabajo. Una de las componentes del grupo no pudo venir así que solo quedamos tres. Encima tuve que traer el portátil ya que ninguna de ellas tenía, además de que habíamos quedado en la biblioteca. El camino no fue muy agradable que digamos, pero después de lo malo viene lo bueno. Lo que no sabía yo era que ese dicho me iba a fallar en el momento más necesitado. Allí estaban ellas con el móbil en la mano y ya olí yo que no íbamos a hacer nada. Para sumarle puntos, había un niño de mi clase que no paraba de hablar con ellas. Me acerqué con tímidez para saludarlos, me miraron un segundo; y continuaron con sus “tareas”. No hace falta decir que aquello no me sentó muy bien, pero de todas formas, me senté y abrí el ordenador. Las exigencias de ellos para que se cargara me hizo sentirme como una completa idiota pintada de negro mientras que ellos estaban pintados de blanco. Tuve que preguntar la wifi de la biblioteca para desgracia mia y aquello nos costó un rato. ¡No la pude poner! Las flechas me herían el corazón a todas todas horas y notaba mis músculos tensados como cuerdas y la respiración acompasada por el constante latido en mi lado izquierdo del pecho. Todas las burbujas petan en algún momento, supongo que yo también estoy capacitada para ello.

Image result for chica triste tumblr"

Me armé de valor y empecé a recoger el portátil. Si ellas no quieren hacerlo, ya me ganaré la nota de alguna otra forma. Mis manos temblaban pero solo pensaba en irme a casa. Por una vez se quedaron enfurecidas sin poder cojerme de los hilos y manejarme. Por una vez no me sentí en esa atmosfera tan apretada que hacía que mi piel quemara y tuviera cicatrizes. Por una vez me sentí yo misma. Llegé a casa con media satisfacción media decepción. No lo pasé nada bien. Pero al día siguiente vinieron como tres perritos sin comida con un bol en la mano. Oviamente les acepté las disculpas y yo solo espero no tener que escuchar los latidos tan fuertes en mi corazón durante mucho tiempo…

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Parece tan real… Estoy segura de que alguien más ha pasado por situaciones así de incómodas. 😏

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s